Aunque los sorianos están acostumbrados a ver a su técnico más laureado, Enrique Pascual Oliva, por las calles de la ciudad, lo cierto es que no siempre se tiene la oportunidad de escuchar su sabiduría y sus reflexiones sobre el deporte y el atletismo en particular. Quizá por ello no es de extrañar que una de las salas de conferencia del Palacio de La Audiencia se quedase pequeño en la tarde del miércoles para escucharle en la primera de las conferencias organizada por el Campeonato de Europa de Duatlón y el Club Triatlón Soriano. No cabía un alfiler, asientos completos para cerca de un centenar de personas, ante los que Pascual Oliva reflexionó sobre el deporte, compartió anécdotas e hizo vibrar al público con algunos de los momentos más emocionantes del atletismo español.
Slide Image
Y es que la actuación de Enrique Pascual Oliva no tuvo desperdicio. Entrenador y profesor, sus explicaciones claras y directas de información teórica vinieron respaldadas por imágenes y anécdotas que hicieron las delicias de los asistentes. Entre ellas, algunos detalles que ocurrieron durante las semifinales de los 1.500 m. en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 o como se quedó sin ver la final de su pupilo, Fermín Cacho, ya que se encontraba preparando debajo del estadio olímpico la carrera de su otro atleta, Abel Antón.

Pero Oliva, que dejó pinceladas brillantes de su peculiar sentido del humor, también demostró una sensibilidad especial y cuidado en los detalles propios de quien planifica y prepara meticulosamente una temporada atlética. Así, durante toda su ponencia fue compartiendo imágenes de los atletas que han estado a sus órdenes, desde Fermín Cacho y Abel Antón, pasando por Reyes Estévez, Tomás de Teresa, Manuel Olmedo, Javier Abad, Daniel Mateo Angulo o David Bascuñana, entre otros.

Buena parte de su comparecencia la dedicó a la resistencia, a explicar cómo mejorarla, con reflexiones sobre el enfoque que los atletas populares deben dar a la práctica deportiva: “Hay que competir contra uno mismo”, señalaba. Añadiendo: “Cuatro sesiones semanales de entrenamiento son idóneas para un atleta popular que tenga tiempo para practicarlo, más sería deporte profesional y hay que valorar si merece la pena entrenar como un profesional sin serlo”, reflexionaba.

También tuvo guiños para el duatlón, deporte que este fin de semana será protagonista en Soria con motivo del Campeonato de Europa de Duatlón, indicando que hay muchos deportistas que practican este deporte que carecen de una buena técnica de carrera a pie, lo que limita mucho su rendimiento. Antagónicamente, ofreció unas imágenes de Abel Antón en la maratón de Londres mostrando una técnica depurada que confesaba el técnico, le hicieron “llorar” mientras veía la prueba.

Dominando los tiempos de su conferencia, Enrique Pascual Oliva quiso revivir las carreras de Fermín Cacho en Barcelona 92 y la maratón de Londres de Abel Antón, quien no se quiso perder las palabras de su entrenador estando presente en la sala, y compartiendo también algunas de sus vivencias. El auditorio, en su mayoría soriano, estaba en el bolsillo de Oliva, quien dejó los últimos minutos para contestar las numerosas preguntas de los asistentes en una velada magistral de un entrenador cuyo reconocimiento probablemente siempre quede lejos de su talento.