Turismo
...

Soria es la capital de la provincia menos poblada de España. Con tan solo 90.000 habitantes en más de 10.300 kilómetros cuadrados, la ciudad y su provincia esconden rincones que el viajero no puede imaginar, tal y como señala su eslogan turístico (Soria ni te la imaginas). Quizá por su escasa población, Soria es un lugar que ofrece multitud de parajes naturales de singular belleza y rincones con historia que además suponen un escenario perfecto para la práctica de un sinfín de disciplinas deportivas. Por sus instalaciones, servicios, su naturaleza, el prestigio de sus deportistas y su tranquilidad, Soria se ha ganado la denominación de ciudad del deporte y desde hace más de un lustro, también el de ciudad del duatlón.

Buena parte del magnetismo de Soria se percibe en sus parajes naturales, algunos tan sobrecogedores como el de la Laguna Negra, de origen glacial y enmarcada en el macizo montañoso de los picos de Urbión. Este rincón de la provincia donde nace el río Duero, uno de los cursos fluviales más importantes de la península ibérica, ofrece a los amantes de la montaña innumerables rutas senderistas con las que conocer el bosque de pinos más extenso del país y uno de los más notables del continente. No obstante, Soria es ciudad candidata a ser declarada reserva de la biosfera por la Unesco.

El Cañón del río Lobos, el Acebal de Garagüeta, la Fuentona, la Laguna de Cebollera, las cumbres del Moncayo, el monte Valonsadero y sus pinturas rupestres, el sabinar de Calatañazor… son solo algunos de los monumentos naturales más visitados en una provincia de deliciosa naturaleza.

Soria es además, una tierra con historia, desde los tiempos de los dinosaurios que dejaron importantes huellas y restos, pasando por la singular historia de Numancia y la romanización del pueblo celtíbero que anteriormente habitaba la provincia. Claro que tampoco hay que olvidar la importancia de Soria en la Edad Media, con su papel destacado en la mesta, es decir, en el comercio de la lana de Castilla. Además fue zona de frontera entre reinos cristianos y con el islam. Una época que ha dejado vestigios como la iglesia visigoda de San Baudelio, magníficas iglesias románicas, la catedral gótica del Burgo de Osma, el castillo de Berlanga de Duero o la fortaleza musulmana de Gormaz, entre otros.

Naturaleza e historia que inspiraron a poetas como Antonio Machado, Gerardo Diego o Gustavo Adolfo Bécquer, virtuosos de la literatura española cuyas letras hacen imprescindible disfrutar de los bellos paseos de la ribera del Duero a su paso por la capital. Precisamente junto al Duero es imprescindible descubrir en la ciudad de Soria la ermita barroca de San Saturio, excavada sobre la roca. Sin olvidar el rico románico de San Juan de Duero, el claustro de la concatedral de San Pedro, la iglesia de San Juan de Rabanera o la imponente portada de Santo Domingo. Visitas a sus parques, la casa de los poetas, palacios, el museo numantino… proporcionarán más información al visitante de los encantos que esconde la ciudad.

El gusto es otro sentido más por el que dejarse conquistar por Soria gracias a la gastronomía. Desde su característica mantequilla, pasando por su crujiente torrezno extraído del ‘alma’ del cerdo, los embutidos, los asados típicos de Castilla, los escabechados, así como los tesoros de los montes sorianos: la trufa negra y la micología. Todo ello regado, como no, con los vinos de la Ribera del Duero.

Tal y como se ha indicado en las primeras líneas, el deporte es una de las banderas de Soria, ya que se puede disfrutar de partidos de Segunda división de fútbol profesional, encuentros de la máxima categoría nacional de voleibol o pruebas deportivas internacionales como el cross de Soria, sin olvidar, cómo no, el prestigioso duatlón.

Además, en Soria se puede practicar golf (18 hoyos), deportes acuáticos en el embalse de la Cuerda del Pozo, deportes de invierno en el Punto de nieve de Santa Inés, senderismo, caza y pesca...

La singularidad de Soria también se expresa en sus ritos, tradiciones y festejos. En una ciudad ubicada a 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar, los fríos inviernos dejan paso a la alegría y el jolgorio en las emblemáticas fiestas de San Juan que se celebran a finales del mes de julio. Cinco días inolvidables de sol, vino y toros. Tradiciones inmemoriales como paso del fuego de San Pedro Manrique, el Zarrón de Almazán, el Toro Jubilo de Medinaceli, la Semana Santa y mucho más.

El Centro Comercial Camaretas junto con el importante comercio de las calles del centro de la ciudad, la oferta cultural del Palacio de la Audiencia, visitas guiadas, los numerosos restaurantes, empresas de turismo activo, hoteles, centro termal, completan la importante oferta comercial, cultural y de ocio de la provincia.

Oficina de Turismo:

Plaza Mariano Granados, 1. Soria.

Teléfono: (+34) 975222764.

E-mail turismo@soria.es